miércoles, 18 de septiembre de 2013

Una tarta para un jubilado



Este año se jubila un abuelo que está deseando poder ir a recoger a su nieta a la guardería, así que cuando se pusieron en contacto conmigo para hacerle una tarta de jubilación, le pregunté sus aficiones, qué era lo que más le gustaría hacer una vez jubilado, o a qué se dedicaba, y llegamos a la conclusión de que lo que más le gustaría hacer sería pasear con su nieta Valentina y su perrita y disfrutar de su familia lo máximo posible.


Al final la perrita me ha quedado muy resultona, me ha encantado hacerla, ¿no es una monada de perrito?

Con los calores del verano, se decidieron por una tarta de limón y nata, bien fresquita y rica. A nuestro jubilado le gustó muchísimo su tarta, y lo que representaba ¡qué bien recibir tan buenas palabras!


Me quedan algunas tartitas que publicar en el blog, lo tengo algo abandonado, pero como en el facebook es tan rápido publicar en un momentito las fotos que al final se me olvida pasarme por el blog....

1 comentario:

  1. La perrita es más que resultona, es una auténtica monada!!!!

    B7s!

    ResponderEliminar